Pagó el pasaje por su termo para sentarse solo en el colectivo

Actualidad 07 de septiembre de 2020 Por EXTRA
No quería que nadie se acerque por miedo al COVID-19.
0009774947
Pagó el pasaje de su termo para que nadie se siente al lado suyo.

Un guyryry de aquellos se armó el viernes en la línea 23, luego de que un joven de 30 años pagara doble pasaje: por él y por ¡su termo! No quería que nadie más se sentara a su lado por miedo al coronavirus.
Narciso Bareiro relató lo sucedido a través del Facebook: muchos lo felicitaron y otros le cañearon porque dejó sin asiento a los demás pasajeros. “Estamos mi termo y yo viajando en la línea 23, como todo pobre fino, en el preferencial. Pagué de pasaje G. 6.800 para que nadie se siente a mi lado: G. 3.400 por mi termo; G. 3.400 por Narciso Bareiro”, escribió.

Una doña le pidió lugar pero no se lo dio
Narciso contó que salió del trabajo y esperó el colectivo sobre Félix Bogado, en Asunción, para ir a Mariano Roque Alonso.

Al subirse a la línea 23, le preguntó al chófer si podía usar dos asientos, pero que pagaría por ellos. Su respuesta fue: “Pasá nomás, kape”.

El joven dijo a Diario EXTRA que no lo hizo con mala intención, sino que solo quería cuidar de él, a su familia y a terceros.

Pero cuando se llenó el colectivo, su asiento era el único disponible. Entonces una señora le pidió el lugar y él le dijo: “Mi termo hoy en día es una persona más, está cansado y se está cuidando del COVID-19”. ¡Para qué luego! La doña se enojó tanto que, según Narciso, a los gritos le reclamó al chofer, pero grande fue su sorpresa cuando le respondió: “Señora, disculpe, él tiene dos boletos, pagó por dos asientos, nada puedo hacer”, contó.

“Yo le dije amablemente que pagué dos pasajes por prevención y al final me entendió”, relató el joven.

“No se cuidan”
Narciso mencionó que es de suma importancia que exista un control estricto de la cantidad de pasajeros que suben en los colectivos preferenciales, por el hecho de que no cuentan con ventilación. Según él, podrían ser un foco de contagio de coronavirus. Alegó que quiere cuidar a su familia porque su papá sufre de diabetes y que muchas veces las mismas personas no se cuidan. Contó que vio a algunos pasajeros que tenían el tapabocas colgando de las orejas. “Ya no es tanto la culpa del Gobierno, sino más bien la falta de conciencia de las personas en cuanto a los cuidados sanitarios”, refirió Narciso.

Multa: ¿sí o no? “No existe regulación que sancione”
El viceministro de transporte Pedro Britos, dijo a Diario EXTRA que este es un caso poco común. “En el área metropolitana no hay asiento preferencial a excepción de las personas con algún tipo de discapacidad. No existe regulación que sancione al chófer. Es diferente con los de larga distancia que ahí sí, al comprar un pasaje ya te designan el número de asiento y ese asiento tiene que ser ocupado por el que posee el boleto con el número de asiento”, señaló.

En contra
“No es la primera vez que escucho eso y puede causarle problemas al chófer con los pasajeros mismos o capaz sanción de la empresa creo yo, en lo personal no lo haría. Sí o sí oligáta porque es para personas el asiento, no para don termo”. Mario Galvan Scorn, Chófer.

Te puede interesar