¿Los restos de quiénes descansan en el Panteón Nacional de los Héroes?

General 07 de septiembre de 2020 Por HOY
Los restos de destacados referentes de la historia de nuestro país, incluyendo a expresidentes, mariscales y hasta un músico, descansan actualmente en el Panteón Nacional de los Héroes, declarado como Patrimonio Histórico Nacional y símbolo de gran valor para los paraguayos.
ehukk_wxkaac8fy
Varios arreglos florales fueron colocados en el cercado del Panteón de los Héroes. Foto: Secretaría Nacional de Cultura.

El Panteón Nacional de los Héroes y Oratorio de Nuestra Señora de la Asunción fue inaugurado el 12 de octubre de 1936, luego de más de 70 años de haberse autorizado su edificación.

 
Luego de empezar a construirse en el año 1864, los trabajos debieron ser suspendidos temporalmente a raíz de la Guerra de la Triple Alianza. Luego de décadas en stand by, finalmente durante el gobierno del presidente Rafael Franco se concretó su terminación y posterior inauguración.

El historiador Fabián Chamorro recuerda que la idea original fue la de construir un oratorio, esto por iniciativa del mariscal Francisco Solano López, quien era propietario del terreno donde hoy se encuentra erigido el edificio. Ya por decisión del Cnel. Franco se optó por convertir el sitio en un panteón especial para personas ilustres.

El primero que ingresó allí fue justamente el Mcal. López, cuyos restos mortales fueron trasladados en octubre de 1936 junto con los del Soldado Desconocido de la Guerra del Chaco fallecido en Boquerón.

Ya en el año 1939 se decidió colocar allí la urna de Carlos Antonio López, primer presidente constitucional del Paraguay, y del Gral. José Eduvigis Díaz, considerado como uno de los principales héroes de la Guerra Grande.

En el año 1940 se dispuso que el cuerpo del Mariscal José Félix Estigarribia también sea colocado en el Panteón de los Héroes, tan solo un día después de haberse producido su muerte. Junto con él ingresó su esposa Julia Miranda Cueto.

 
Posteriormente en 1948 cuando comenzó la hegemonía del Partido Colorado en el gobierno se decidió hacer un lugar para los restos del Gral. Bernardino Caballero, en coincidencia con el día de su cumpleaños (20 de mayo).

Ya en el año 1961 se concretó el ingreso de Antonio Tomás Yegros, hermano de Fulgencio Yegros, uno de los próceres que participaron de la gesta histórica del 14 y 15 de mayo de 1811. Respecto a esta decisión, Chamorro aclaró que no se encontraron los restos de los demás próceres y por ello no se los pudo ubicar en el mismo sitio.

En el año 1969 llegaron los restos de los niños mártires de Acosta Ñu, o al menos de los que lograron ser encontrados en el campo de batalla y que llegaron a tener un lugar para el descanso eterno.

Ya en septiembre de 1992 se dispuso un sitio especial también para el expresidente Eusebio Ayala, cuyos restos mortales fueron traídos desde Argentina debido a que el mismo falleció en el exilio.

En coincidencia con los festejos por el bicentenario de la independencia nacional, se ordenó que el también expresidente Eligio Ayala tuviera su morada final en el Panteón de los Héroes, compartiendo con otros grandes referentes de nuestro país.

 
El último en ingresar allí fue el renombrado poeta y compositor paraguayo Emiliano R. Fernández, cuyos restos mortales fueron traídos desde el cementerio de la ciudad de Guarambaré, esto en octubre del año 2011.

El historiador también señaló que, a pesar de lo que muchos creen, Eliza Alice Lynch -conocida mayormente como Madame Lynch- no se encuentra en el Panteón Nacional de los Héroes junto con su esposo. En este caso, su tumba se encuentra en un mausoleo especial en el Cementerio de la Recoleta.

Respecto a los actos vandálicos registrados este fin de semana, Chamorro recordó que unas 7 instituciones dependientes del Poder Ejecutivo, además de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional, tienen a su cargo la administración y protección del lugar y que, pese a ello, ninguna fue capaz de evitar que se registren estos incidentes.

Finalmente, destacó que el Panteón de los Héroes tiene un simbolismo muy importante para los paraguayos, siendo lugar de convocatoria en diversas situaciones o momentos especiales, especialmente cuando de logros futbolísticos se trata. “Ahí nos sentimos representados y por eso que le buscamos para cualquier festejo”.

 

Te puede interesar