Alliana ataca al Senado, desafía a la Iglesia y representante americano

POLÍTICA 22 de octubre de 2020 Por | EL INDEPENDIENTE
Como presidente de la Cámara de Diputados, defendió la suspensión de Celeste Amarilla, atacó al Senado reclamando las bancas de Cartes y Nicanor, y desafió a la Iglesia y la Embajada Americana que también se pronuncien ante los atropellos a la voluntad popular.
PEDRO-ALLIANA

El presidente de la Cámara Baja y miembro de la bancada cartista de Honor Colorado, Pedro Alliana se puso en pié de guerra contra las manifestaciones y cuestionamientos que viene recibiendo Diputados por parte de la Cámara de Senadores. Fue durante la sesión ordinaria de ayer, cuando hizo uso de la palabra y no se guardó nada.

 
Es que desde la Cámara Alta del Congreso Nacional se había cuestionado la suspensión de la diputada liberal Celeste Amarilla, quien por sus críticas y dichos fue suspendida por 60 días. En primer lugar, Alliana sostuvo que esta determinación tomada por el pleno fue legal y correcta, alegandosé que basaron en lo que establece el Código de Ética de la Cámara de Diputados, con sustento en el Artículo 190 de la Constitución de la República.

Ratificó que Amarilla tuvo “reiteradas faltas de conducta en el pleno”, y que incluso él como presidente en más de una ocasión tuvo que intervenir por la forma en que se refería a sus colegas.

VIOLADORES SON ELLOS

 
Pero Pedro Alliana apenas empezaba cuando habló de Celeste Amarilla, porque a partir de esa introducción empezó a lanzar sus dardos más fuertes contra los senadores, a quienes acusó de no respetar la Constitución. Reiterando que ellos respetaban que la banca de la suspendida congresista la ocupe el concejal Augusto Wagner.

“Siempre hemos sido muy respetuosos de la Constitución, de la voluntad popular, nosotros no estamos acostumbrados a robarles bancas a nadie, a ningún otro partido político, así como sí lo han hecho otros partidos políticos que se llenan la boca de ser respetuosos de la Constitución, de la voluntad popular y de creerse los más honestos, pero llegado el momento no han respetado nada”, mencionó el presidente.

 
Esto claramente haciendo alusión a la recordada polémica cuando la Cámara de Senadores, entonces con Fernando Lugo como presidente, no tomó juramento como senadores activos a los ex presidentes Horacio Cartes y Nicanor Duarte Frutos, haciendo énfasis además que incumplieron un fallo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

“Como presidente de una Cámara, insto a la Cámara de Senadores que se comporte de una vez de forma institucional. Corrijan ese atentado y usurpación  contra la democracia convocando a quienes deberían ocupar las bancas en el Senado, o por lo menos cumplan con las resoluciones del TSJE y hagan jurar a los senadores que sí fueron electos”, refirió el diputado colorado, y añadió que tienen que devolver una banca a la ANR tras la renuncia del oviedista Jorge Oviedo Matto.

 
CONTRA TODOS

Alliana fue aún más tajante y desafiante al defender su postura, cuando desafió a la Conferencia Episcopal del Paraguay (CEP) y a la Embajada de los Estados Unidos a referirse también a las violaciones de la Constitución de la República que realizan sectores de la oposición.

“Una colega se había referido a algunas posturas que había tenido algunas organizaciones, como la Iglesia, el encargado de negocios de la Embajada Americana (Joseph Salazar) y no sé quién más, pero ojalá así también se hubiesen encargado ellos de los atropellos a la Constitución que se hicieron en el Senado, al no respeto de la voluntad popular del Senado”, remarcó Alliana.

Agregó que espera “algún comunicado de esa gente”, ya sea de Salazar, la CEP, y otras instituciones, sobre los senadores que estaban incitando a invadir propiedad privada, o sobre los que pedían “USD 2 millones para que no se invada”. Y hasta habló de un plan de desestabilización al Gobierno con “golpes blandos”, como el que se dio en el Panteón de los Héroes.

APOYOS DE LOS ALIADOS

Por otra parte, los diputados colorados también atacaron a la Cámara de Senadores. El diputado Raúl Latorre entró en la guerra indicando que el Senado puso “una cáscara de banana” al intentar reglamentar la pérdida de investidura, al que calificó de una ley de blindaje de Rodolfo Friedmann. Indicó que recién ahora cuando le toca a los aliados se acuerdan de reglamentar, por Ley, pero no como lo hicieron con los demás que perdieron la investidura.

En tanto que el líder de la bancada cartista, Bacilio Núñez recordó que el Senado  suspendió al ex senador Paraguayo Cubas por las mismas razones que Diputados sancionó a Celeste Amarilla.

Te puede interesar